Mirame Tv

La Fiscalía ve "indicios contundentes" de malversación y prevaricación en el pelotazo de la ciudad deportiva de Geneto

El Ministerio Público denuncia al Consejo de Administración de Parque Científico y Tecnológico, la sociedad del Cabildo que compró los terrenos del CD Tenerife y del NAP por un precio un 524% superior a su valor catastral

 

La Fiscalía ha presentado una denuncia por la existencia de "indicios contundentes" de presuntos delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación en la operación de compraventa de dos parcelas propiedad del CD Tenerife y de la empresa NAP, ubicadas en la ciudad deportiva de Geneto, por parte de una sociedad dependiente del Cabildo insular. Así consta en un decreto emitido el pasado 21 de diciembre por el Ministerio Público, al que ha tenido acceso Mírame Televisión.

El decreto, firmado por la fiscal jefa en la provincia tinerfeña, María Farnés Martínez, apunta directamente al "presidente y Consejo de Administración de Parque Científico y Tecnológico", la empresa dependiente del Cabildo que adquirió los terrenos en 2012 por casi 19 millones de euros, un precio un 524% superior a su valor catastral. Los hechos fueron denunciados hace un año por el interventor general de la Corporación insular, Antonio Messía de Yraola, lo que propició la apertura de diligencias de investigación por parte del Ministerio Público.

Tras un año de pesquisas y análisis de la numerosa documentación aportada, las diligencias tuvieron que ser prorrogadas dada la complejidad de los hechos denunciados, la Fiscalía concluye que existen "indicios contundentes" de una actuación delictiva. La denuncia del Ministerio Público ya ha sido trasladada al Juzgado Decano de San Cristóbal de La Laguna para su reparto.

La decisión de la Fiscalía se produce en medio de la investigación judicial abierta por una operación directamente conectada con el pelotazo de la ciudad deportiva: el rescate con dinero público de la empresa mixta NAP de África Occidental-Islas Canarias, por la que están investigados todos los miembros del Consejo de Administración del Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER), entre los que figuran los expresidentes del Cabildo Carlos Alonso y Ricardo Melchior, ambos de Coalición Canaria.

Carlos Alonso y Ricardo Melchior también formaban parte del Consejo de Administración de Parque Científico y Tecnológico (PCTT), la empresa que, según el interventor, adquirió los terrenos del CD Tenerife a un precio inflado. Ambos convencieron al resto de miembros para que respaldaran con su voto la operación. Melchior, que además era el presidente del órgano, llegó a enviar un carta a todos los consejeros para avalar personalmente la compraventa.

En total, la actuación se abordó en cuatro sesiones del Consejo de Administración de PCTT. En algunas de ellas también participaron y votaron a favor destacados cargos públicos del PSOE, como el actual portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, o un director general del Ejecutivo autonómico, José Luis Delgado.


Un precio inflado y una oportunidad perdida    

El resumen de la operación que denuncia la Fiscalía es el siguiente: el Cabildo, a través de la empresa pública Parque Científico y Tecnológico, adquirió en 2012 al CD Tenerife un total de 30.000 metros cuadrados de un suelo ubicado en la ciudad deportiva de Geneto. Según el informe del interventor, el valor real de los terrenos, en base a datos catastrales actualizados en 2017, es de tres millones. La Corporación pagó 18,9 millones al dar credibilidad a un informe de Tinsa, una tasadora externa que elevó el precio un 524%.

El club recibió 13 millones, mientras que los 5,9 millones restantes fueron a parar a la empresa NAP, cuyo 45% pertenecía entonces al Cabildo y el 55% restante a capital privado, que en 2007 había adquirido una de las parcelas para construir un centro de datos.

Los terrenos eran del CD Tenerife porque, solo unos meses antes de la operación, el club se fusionó con la promotora que años atrás habían montado una serie de destacados accionistas de la entidad para especular con los terrenos de Geneto. Parte de los inversores también tenían su capital en el NAP.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de la Fiscalía es el hecho de que el Cabildo renunció a comprar más baratos los terrenos de Geneto 20 meses antes del primer pago del pelotazo. La Corporación insular poseía desde 1999 una opción legal que le permitía negociar desde una posición preferente la compra de las fincas, pero en el año 2005, a petición del club, renunció a sus derechos. En 2007, a través del NAP, salían de las arcas públicas los primeros 4,5 millones con destino a Tenerife Inversiones y Proyectos Deportivos SA, la promotora.

Ni el NAP ni el edificio del Parque Científico se construyeron en Geneto porque los terrenos no cumplían con las condiciones urbanísticas y técnicas necesarias. En la ciudad deportiva no se movió una piedra, pero de las arcas de las empresas públicas del Cabildo salieron más de 30 millones entre ambas operaciones. Un dinero que ahora la Justicia tendrá que decidir si, además de una mala gestión administrativa, supuso un gasto delictivo. De momento, la Fiscalía ha encontrado "indicios contundentes".