Mirame Tv

Izquierda Unida pide a la Junta Electoral que aclare si el alcalde de Tazacorte puede presentarse a las elecciones pese a la condena que lo inhabilita

CC argumenta que mantiene a su candidato porque la sentencia no es firme pero la Junta Electoral acaba de acatar en el caso de ‘El Marqués de La Oliva’  la doctrina fijada por el Supremo que impide que un inhabilitado en primera instancia sea elegible

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha hecho pública hoy la sentencia del Juzgado de lo Penal número 7 de Santa Cruz de la Palma, adelantada por varios medios de comunicación, que condena al todavía alcalde y candidato a la alcaldía de Tazacorte, Ángel Pablo Rodríguez (Unión Bagañeta-Coalición Canaria) a 7 años de inhabilitación al considerar que cometió un delito de prevaricación al incumplir la Ley de Costas cuando permitió la construcción del edificio Los Tarajales en suelo de dominio público marítimo terrestre. También este mediodía, Izquierda Unida Canaria (IUC) ha registrado un escrito a la Junta Electoral de zona de los Llanos de Aridane, al que ha tenido acceso Mírame TV, y en el que se solicita “que se aclare si la condena a D. Ángel Pablo Rodríguez Martín supone su inelegibilidad para cargo público, según lo recogido en el artículo 6.2 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General”.

Es precisamente a ese artículo al que se refiere la reciente sentencia del Tribunal Supremo que, según aclara el propio Poder Judicial, fija como doctrina “que los condenados a penas de inhabilitación para cargo público no son elegibles aunque la sentencia no sea firme”. Esta ‘doctrina Arroyo’ se establece en la misma sentencia del Supremo en la que se impide a Domingo González Arroyo (el ex del PP conocido como ‘El Marqués de La Oliva’) presentarse a las próximas elecciones del 26 de mayo con una condena, también en primera instancia y  también por prevaricación, a nueve años de inhabilitación por permitir la extracción de áridos en el espacio protegido de Montaya Tindaya (Fuerteventura). La Junta Electoral Provincial acaba de acatar la sentencia del Supremo al dictaminar que Domingo González Arroyo no puede ser candidato al Parlamento de Canarias y al Cabildo de Fuerteventura.

Pese que Mírame TV ha insistido en la ‘doctrina Arroyo’ y sus consecuencias, las fuentes oficiales de la Secretaría Nacional de Coalición Canaria (CC) comandada por José Miguel Barragán (CC),  han respondido a este canal que el alcalde de Tazacorte [el primero por la derecha en la imagen] sigue siendo el candidato de la coalición (UB-CC) porque además de que aseguran que no incumple el código ético” de Coalición Canaria “porque no es una sentencia condenatoria por enriquecimiento, sino por prevaricación” es  “una sentencia que no es firme ya que es una condena en primera instancia  y ya se ha presentado recurso”. CC además asegura que la doctrina “no se puede aplicar a este caso sino que hay que ver cada caso concreto” y lo hace pese a que la sentencia del Tribunal Supremo “considera que la cuestión de interés casacional planteada se proyecta más allá del archipiélago canario, motivo por lo que examina la cuestión desde un plano general” fijando como doctrina de la sala, en su Fundamento de Derecho undécimo,  la inelegibilidad de una persona condenada por inhabilitación aunque sea en primera instancia.

 

La condenada por inhabilitación ,en los carteles electorales del PP en Santa Úrsula

Un caso muy similar es el de la exalcaldesa de Santa Úrsula Milagros Pérez León (PP) condenada a ocho años y medio de inhabilitación por cometer un delito de continuado de prevaricación al colocar a dedo a personas afines, según adelantó mirametv.com. Pese a que el informe de la secretaria municipal que sirvió para retirarle el acta de concejala se apoyó en la ‘doctrina Arroyo’ para inhabilitarla como cargo público y que dicha sentencia del Supremo la convierte en inelegible, Milagro Pérez León aparecía hoy en los carteles electorales del Partido Popular en Santa Úrsula (Tenerife) pese a que que su propio partido la ha descartado como candidata.