Mirame Tv

IU pide la dimisión del concejal Dámaso Arteaga por el 'Caso Siliuto'

Ramón Trujillo solicita que se depuren responsabilidades por la compra del inmueble en 2002 por un precio superior en 280.000 euros al fijado por los técnicos / Tilda de "inaceptable" la operación

El concejal de Izquierda Unida (IU) en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Ramón Trujillo, ha pedido la dimisión de Dámaso Arteaga (CC), responsable del área de Servicios Públicos, por su situación procesal en el Caso Siliuto. Durante una entrevista en el programa de Mírame Televisión Tenerife al Día, el edil aseguró que "no se justifica que esté en la Corporación cuando está a punto de que se le abra juicio oral por su responsabilidad" en la operación que llevó al Consistorio a comprar el inmueble en 2002 por 612.000 euros.

No hay que olvidar que IU está personada como acusación popular en la causa, que después del último auto de la juez instructora ha entrado en la fase de procedimiento abreviado. Entre los nueve imputados contra los que se han encontrado indicios suficientes para ir a juicio, por presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos, se encuentra Dámaso Arteaga, que formó parte del Consejo Rector de la Gerencia de Urbanismo que dio el visto bueno a la compra del inmueble por 280.000 euros de más sobre el valor que habían fijado los técnicos municipales en un informe.

 

 

Sin entrar en la valoración jurídica de los hechos, Trujillo insistió en que "políticamente esto debiera haber dado pie a algún tipo de responsabilidad". El concejal de IU recordó que "los técnicos del Ayuntamiento tasaron la casa Siliuto en 330.000 euros y la compraron por más de 600.000", además de que "hubo un intento de pagar unos impuestos que le correspondían al vendedor".

Para Ramón Trujillo, la actuación en la que incurrieron con su voto Dámaso Arteaga y el resto de ediles presentes en el Consejo Rector, entre los que destacan los exconcejales ya condenados a penas de prisión por el Caso Mamotreto Manuel Parejo y Norberto Plasencia, también de Coalición Canaria, "es claramente una gestión nada ética e inaceptable de los recursos públicos".

"Más allá del signo político de cualquier partido, eso tendría que dar lugar, mínimo, a responsabilidades políticas", concluyó el concejal de IU durante su entrevista en el programa Tenerife al Día.

 

Bermúdez descarta destituir al concejal

El alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, miembro del mismo partido que Dámaso Arteaga, político de su máxima confianza, ha descartado destituir al concejal de Servicios Públicos. En declaraciones al programa de Teide Radio Despierta Tenerife, el regidor nacionalista defendió que no se sentará con el edil imputado "hasta que no haya una sentencia firme", e insistió en que la decisión que provocó la compra fue de un órgano colegiado, con lo que intentó restar importancia a la presencia de Arteaga en el Consejo Rector de Urbanismo.

Después de tres años de diligencias, la juez ha dado por terminada la instrucción y ha apreciado indicios suficientes para que los nueve imputados se sienten en el banquillo. Con el auto de apertura del procedimiento abreviado se da traslado a la Fiscalía y las acusaciones populares, que representan los abogados José Pérez Ventura y Felipe Campos, para que presenten sus escritos de acusación para la apertura del juicio oral o pidan el sobreseimiento de la causa.

 Los hechos investigados se remontan al Consejo Rector que el 3 de diciembre de 2002 aprobó la compra de la casa Siliuto, ubicada en el barrio de El Toscal, por 612.000 euros, a pesar de que los técnicos municipales habían tasado el valor del inmueble en 332.500 euros. Un informe pericial encargado por la Fiscalía durante la instrucción valoró el edificio en 475.000 euros.