Mirame Tv

El Ayuntamiento de Adeje vuelve a precintar el Monkey Beach Club

El Consistorio del sur de Tenerife ordena el cese de la actividad del conocido local de ocio tras apreciar incumplimientos de la normativa urbanística / La instalación ya fue cerrada el verano pasado pero un error en el expediente municipal permitió su reapertura en agosto


El Ayuntamiento de Adeje ha precintado este lunes el Monkey Beach Club, un conocido local de ocio ubicado en la primera línea de la playa de Troya, en el sur de Tenerife. Fuentes oficiales confirmaron que la Concejalía de Urbanismo ha dictado un decreto por el que se ha ordenado el cese de la actividad de la instalación, al detectar una serie de incumplimientos urbanísticos.

Miembros de la Policía Local procedieron este lunes a colocar las correspondientes cintas de seguridad para dejar constancia del precinto, que se produce justo en el comienzo de la Semana Santa, una de las épocas de mayor actividad para el local de ocio, que ya había anunciado la celebración de distintos eventos en sus redes sociales de cara a los próximos días.

Fuentes de la empresa confirmaron que el cierre está relacionado con el expediente de actividad clandestina que ya en su momento abrió el Ayuntamiento. Hay que recordar que en el mes de julio de 2018, el Consistorio de Adeje ya ordenó el precinto del Monkey Beach Club, pero un error de forma en el expediente, al no dar trámite de audiencia a los responsables de la instalación, permitió su reapertura a mediados de agosto.

El nuevo precinto del Monkey Beach Club se produce después de que la semana pasada se conociera una decisión judicial que es clave para el futuro de las diferentes actuaciones urbanísticas previstas en el sur de Tenerife. Tal y como adelantó el periódico Diario de Avisos, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha declarado la nulidad del Plan de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad (PMM) de Costa Adeje.

El documento anulado, aprobado por el Gobierno de Canarias en 2015, es el eje sobre el que se han apoyado las obras de ampliación del Monkey Beach Club, que también fueron paralizadas en verano y reactivadas posteriormente. Las actuaciones urbanísticas del local de ocio también están en el punto de mira judicial, después de que la Fiscalía presentase una denuncia por presuntos delitos urbanísticos que ha dado pie a la apertura de diligencias penales.