Mirame Tv

Amina lleva 18 meses viviendo en la calle con su perro Beni

Esta mujer de origen italiano no puede acudir al albergue municipal de SCTF porque no se permiten el acceso a animales

La situación de pobreza en Canarias es una realidad que golpea nuestros días. Muchas historias proceden de las calles donde habitan testimonios duros de vidas truncadas. Y uno de esos casos es el de Amina, una mujer de origen italiano que habita en las calles de Santa Cruz de Tenerife con su perro Beni.

Amina vino desde Italia en busca de trabajo con la compañía de su perro Beni y una amiga. Tras la marcha de su amiga a otro país, Amina se quedó sola en Tenerife sin trabajo,casa ni familia. Es por eso que lleva 18 meses en situación de pobreza.

La afectada no puede acudir al albergue municipal porque allí no permiten el acceso a animales. Y es que Beni es para ella más que una mascota, es la única familia que le queda. Amina tiene problemas de salud, cadera y padece depresión. Es por eso que ella asegura que el perro la ayudó en Italia a salir de la depresión y cuando está triste sabe como alegrarla. “Hace mucho por mi, mejor que una persona. Ni aunque me den un millón de euros yo lo doy”, asegura la italiana.

La ONG Sonrisas Canarias conoce la situación desde hace cuatro meses. Y cada semana o cada diez días la visitan para ver como está, y proveerla de productos de consumo rápido y no perecederos como leche, galletas y zumos, además de algunas ropas de abrigo. “Beni es un perro muy bueno, tiene todas sus vacunas. No solo aportamos elementos para la señora sino también para el perro” asegura Luis Febles, presidente de la ONG.

El colectivo Rescates Tenerife también ha ayudado a Amina con su perro Beni. Gracias a ellos, el animal tiene todos sus papeles en regla, el chip localizador y todas sus vacunas. “Hemos decidido sacar su cartilla a nombre de la señora porque recibía amenazas de que se lo iban a quitar por estar en la vía pública” comenta Nuhazet Rodríguez, miembro del colectivo Rescates Tenerife.

Amina ha acudido al ayuntamiento para pedir ayuda por la situación que está viviendo, pero la solución que le ofrecen es separarlos, alojando a ella en el albergue municipal y a Beni en el Albergue Comarcal Valle Colino. Sin embargo, la afectada solo pide el acceso a una vivienda social para ella y para su perro. “Yo espero encontrar un piso donde pueda vivir tranquila con mi perrito” dice Amina.